Carta al lector

Hay muchas maneras de concebir la relación entre educación y trabajo, tema que aborda esta entrega de Decisio. En las comunidades indígenas, por ejemplo, los niños y jóvenes se incorporan al trabajo del campo tanto como una forma de apoyar el sostenimiento de la familia como por cuanto el trabajo constituye para ellos la manera de educarse para la vida. No podemos negar, sin embargo, que en las sociedades latinoamericanas, en unas más que en otras, el trabajo infantil y juvenil suele darse en condiciones de explotación que atentan contra los derechos humanos, empobrecen material y espiritualmente a esas niñas, niños y jóvenes, y los excluyen de las oportunidades de seguirse educando.

Sostenemos que educación y trabajo constituyen dos derechos primordiales de la persona que en el marco del “aprendizaje a lo largo de toda la vida”, consensado en la CONFINTEA V, deberían entenderse estrechamente ligados. El trabajo, además, es una de las actividades más fuertemente ligadas a la vida adulta y una de las principales preocupaciones de los jóvenes. Por esta razón cabría esperar que constituyera un componente primordial de la educación de personas jóvenes y adultas (EPJA). Esto, sin embargo, no es así, salvo algunas experiencias gubernamentales y principalmente de organizaciones de la sociedad civil. El asunto, sin duda, es complejo.

Los textos que reunimos aquí expresan una creciente preocupación por la situación de tantos jóvenes latinoamericanos sometidos a fuertes presiones y con acceso restringido o nulo a oportunidades educativas pertinentes y de “empleo decente” (en el sentido que le otorga la OIT al término). Muchos de estos textos refieren experiencias que enriquecen la oferta de oportunidades educativas sobre la base de las condiciones particulares de vida de los sujetos, sus intereses y necesidades, y que representan posibilidades de desarrollo integral aún en ambientes adversos.

Este número de Decisio es especialmente significativo porque estuvo a cargo de JM Gutiérrez-Vázquez, fundador de la revista, hasta poco antes de su fallecimiento, en agosto de 2008. Aprovechamos estas líneas para recordarlo con cariño y para agradecer al Dr. Pieck, editor invitado, haber llevado este número a buen puerto.

 

Cecilia Fernández Zayas

© CREFAL 2020. Todos los derechos reservados