Carta del editor

Desde que comenzamos a imaginar Decisio en 2001 no se apartó de nosotros la idea de publicar un número dedicado a recoger textos orales y escritos producidos por adultos analfabetas y en proceso de alfabetización.

Por una parte nos acuciaba la necesidad de contar con una especie de libro de lectura dedicado a los adultos pero escrito por los adultos mismos, siguiendo algunas de las ideas del gran educador francés Célestin Freinet (1896-1966) al desarrollar su movimiento de la Escuela Moderna a escala internacional y fundamentarlo en la cooperación, el antidogmatismo, el laicismo, la imprenta escolar, el texto libre y la correspondencia interescolar. En las escuelas activas promovidas por Freinet, niñas y niños escriben todavía e incluso imprimen sus propios libros de lectura. ¿Por qué no habrían de hacerlo nuestros adultos en su esfuerzo por alfabetizarse?

Por otra parte, una inquietud que siempre nos exaspera es la provocada por quienes asocian mecánicamente analfabetismo con ignorancia. Nos interesa pues el mostrar la vasta cultura, la imaginación, la creatividad, el refinamiento y la capacidad expresiva de tantos analfabetas, justo como una base sólida y de gran significación sobre la que debemos construir la participación cabal de todos nosotros en el mundo de la cultura escrita. Los dos fragmentos tomados de Las pequeñas memorias del entrañable José Saramago son atisbos en ese sentido. El alfabetizarnos es un rico proceso de permanente ida y vuelta. De allí la inclusión en este número de Decisio de una proporción importante de textos orales producidos por analfabetas.

Por otra parte, una inquietud que siempre nos exaspera es la provocada por quienes asocian mecánicamente analfabetismo con ignorancia. Nos interesa pues el mostrar la vasta cultura, la imaginación, la creatividad, el refinamiento y la capacidad expresiva de tantos analfabetas, justo como una base sólida y de gran significación sobre la que debemos construir la participación cabal de todos nosotros en el mundo de la cultura escrita. Los dos fragmentos tomados de Las pequeñas memorias del entrañable José Saramago son atisbos en ese sentido. El alfabetizarnos es un rico proceso de permanente ida y vuelta. De allí la inclusión en este número de Decisio de una proporción importante de textos orales producidos por analfabetas.

De todas maneras los textos fueron agrupados en las cuatro categorías mencionadas en el párrafo anterior, en parte para mostrar la gran riqueza que encontramos en todos los textos, desde el principio hasta el final; en parte para estimular a todos a que con su esfuerzo avancen de una fase a la que sigue.

Confiamos en que el gozo con el que produjimos este número de Decisio, hecho por los propios adultos, sea compartido por todos nuestros lectores.

 

Cecilia Fernández Zayas

© CREFAL 2020. Todos los derechos reservados