Nota editorial

La cultura, y en ella, la cultura institucional es un “lugar seguro”, altamente resistente al cambio. La cultura escolar convencional ha mostrado su enorme dificultad para cambiar; lo vimos durante la pandemia, en que la mayoría de los docentes trataron de recrear el aula tradicional lo más fiel posible en un contexto totalmente distinto del habitual.

A pesar de las resistencias, todo nos dice que es indispensable propiciar cambios de fondo en los sistemas escolares tradicionales. El motivo de este número de Decisio es presentar un conjunto de experiencias en las que las relaciones en el núcleo escolar cambiaron radicalmente para poner en el centro al aprendiz, y al aprendizaje. La propuesta pedagógica que contiene a estas experiencias —la relación tutora— se ha desarrollado, con sus variantes y adecuaciones, en distintos contextos mexicanos desde los años noventa, casi siempre con población en situación de marginación, y siempre con excelentes resultados.

Si bien casi todos los artículos que reúne este número se han llevado a cabo en México, se presentan desde muy diversos enfoques y niveles: la formación de docentes, el trabajo en preescolar, primaria y secundaria, una visión histórica de la propuesta y las posibilidades de instituirse en otros niveles, como las preparatorias comunitarias.

Los textos presentados son experiencias descritas o narradas por sus protagonistas y dan una buena idea de la versatilidad de las Redes de Tutoría. Esperamos que los trabajos incluidos sirvan de inspiración para la reflexión y la innovación en las prácticas de nuestros lectores y lectoras.