Nota editorial

Una mirada a nuestro alrededor, el más cercano y el más lejano, nos obliga a reconocer que es indispensable que la humanidad cambie la manera como ha pensado y hecho las cosas hasta ahora. Ni la economía, ni la política, ni la sociedad y la cultura actualmente dominantes pueden seguir orientadas por la lógica de explotación y ganancia que ha traído consigo la insultante desigualdad que afecta a la inmensa mayoría de los seres humanos; y también es obvio que el planeta no puede sostener más la relación depredadora que los humanos (muchos, pero no todos) hemos establecido con el medio natural del que somos parte y nos alberga.

Hacer conciencia de la necesidad de cambiar es un paso indispensable, sin embargo, los problemas que nos aquejan como humanidad son tan complejos que muchas personas, especialmente jóvenes, se sienten abrumados o desesperanzados y de lo que menos quieren oír hablar es de crisis climática, injusticia y desigualdad. Ante ello, los docentes de todos los niveles enfrentan el gran reto de plantear actividades que generen diálogo y reflexión hacia el reconocimiento del otro, de lo otro; crear conciencia no sólo del drama y la crisis actual, sino también de lo que podemos hacer para contribuir al cambio.

No cabe duda de que la educación cumple un papel central en la reflexión de cómo hemos llegado hasta acá y qué podemos hacer para propiciar patrones de consumo sostenibles, así como reconocimiento, sensibilidad y solidaridad frente a la existencia de otros seres humanos y no humanos.

Los diez textos que presentamos en este número de Decisio tienen la finalidad de inquietar y propiciar la reflexión acerca de estos temas, y proponer algunas pistas para trabajarlos en situaciones educativas formales y no formales. Esperamos que sirva de inspiración y como material de reflexión para educadores interesados en trabajar lo complejo y lo profundo del mundo en el que vivimos, y de conectarlo con el día a día de sus educandos.